Visita a María y Eusebia

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Última visita poética del año 2014 a María y Eusebia

 Era un reto importante para PoeKas hacer esta visita, ya que una de las receptoras de los poemas es una mujer especial, madre de una de nuestras poetas y además diagnosticada de Alzheimer desde hace nueve años.

Nos miraba sorprendida, todos a su alrededor con las manos llenas de poemas para ella. No puede poner el nombre a sus hijas, tal vez ni a su hermana, Eusebia, que también quiso estar presente en esta tarde de poesía, pero captó la sensibilidad de esta visita dedicada con el corazón para ella.

Escuchó, siempre dentro del silencio que la suele acompañar, y participó, aplaudió al final de cada poema. Terminó los versos de El león travieso, poema que ella recitaba a sus hijas cuando eran pequeñas y se sintió feliz al recibir los aplausos.

Reconoció al Antonio Machín que puso música al amor de su vida, Vicencio, para ella aún no perdido, y hasta entonó uno de los boleros que había bailado en sus brazos. “Mira que eres linda… que preciosa eres…” escuchando el susurro muy cerca, “…con esos ojazos, que parecen soles…” y ella miraba al suelo para disimular el brillo de su emoción.

La POESÍA fue una medicina sana para los sueños de María, que esa noche pasó prendida de la mano de su hija Elena, con la tranquilidad que dan los recuerdos dulces.