Visita a Dolores y Edmundo

La poesía: un espacio para compartir la vida

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 Dolores abrió las puertas de su casa para dejar entrar la poesía. Cinco de los integrantes de la Tertulia Poekas la visitaron el pasado viernes, 13 de febrero, para leerle algunos de sus poemas en el marco del proyecto PARA QUE NO TE OLVIDES DEL POEMA.

Alberto Yago inició la lectura conmoviendo a la Yaya Dolores con sus poemas de amor: Trino de pájaro y Sonido del viento, entre otros. En sus palabras reconoció el amor verdadero y derramó algunas lágrimas de nostalgia.

Entre poema y poema nos contó su historia, cómo llego a Madrid, lo que extraña su tierra natal, Palma del Río (Andalucía), y sus avatares del presente. Le ilusionaron los versos del libro de Concha Morales A la hora del pan con chocolate, inspirados en las historias de su abuela.

La cautivó José Antonio y la lectura de su poema Contrastes, en sus palabras se sintió acogida y le dio paso para hablarnos sobre el valor de la familia y la gratitud por lo vivido. Sonrió tantas veces como pudo. Paqui le leyó poemas escritos por adultos mayores de la antología Peces en la tierra, que escuchó con mucha atención.

Dolores cuenta sobre su experiencia de la lectura “…me puse muy contenta, la pasamos muy bien. Esta es vuestra casa para cuando queráis volver a leer poesía.” Fue una tarde llena de emoción, agradecimiento y sobre todo, poesía.

Al final, Valentina, nieta de Dolores, le leyó un último poema inspirado en ella y sus vivencias en la posguerra, en cada verso, la Yaya ampliaba su historia y asentía dando crédito de que en esas palabras se encontraba parte de la historia de su vida.

Dedicado a la memoria de Dolores Gordillo

“Alargaré mis brazos muy callado

y regresaré al mismo silencio donde siempre

te recuerdo las mismas veces que te olvido:

el no-lugar donde te sueño.”

A. Mialdea

“Y parece que te asomas desde tu ventana a despedirnos. No quiero que te conviertas en un recuerdo, pero como tengo que escoger, sé con qué sonrisa quedarme.”

Valentina